martes, 16 de julio de 2013

Las grandes agujas

Después de tantas jornadas de pesca en el puerto nos apetecía respirar en mar abierto, así que nos decidimos a probar suerte y perseguir las grandes agujas.
Si había caballas y agujas en el puerto, en mar abierto no podía ser menos.
Y así fue, nos fuimos a nuestro caladero favorito, con marea baja y subiendo. Comenzamos pillando unos camarones en las charcas para usarlas como cebo y después comenzamos la faena.
El camarón no daba ningún resultado y Javi probo con un trozo de paparda. La cosa cambio radicalmente, el primer lance y su corcho se sumergió, pero mientras recogía la aguja se escapo.
Visto el resultado, cambie de cebo y la cosa surgió efecto; al primer lance ya tenía una aguja peleona enganchada. Como llevaba una caña medianita, mi Simano favorita, daba la sensación de que había pillado un bichazo.  Al final saque una aguja de unos 70 cm. que había tragado bien, tube que hacer una escabechina para recuperar el anzuelo.
Y la cosa siguió; después de la primera vino una segunda y una tercera. Y a Javi y a un paisano que estaba cerca de nosotros nada.
Entonces Javi, comparando diferencias, cambio el bajo linea, por uno de fluorcarbono, y la cosa cambio   radicalmente. Ya se que soy pesado con el tema pero la diferencia fue evidente. El paisano que estaba a nuestro lado, llevaba un vinilo azul oscuro que cantaba como las almejas, y el resultado final, fue que nosotros acabamos con 10 agujas en la cesta y el pasaniño 0.
Además estaba contento porque llevaba un anzuelo revirado a la izquierda, y no se me había escapado ninguna. Aguja que picaba se quedaba enganchada, hasta que... se lo comente a Javi, a partir de ese momento me cayo la maldición del bocazas, jejeje.
Si esa maldición que pasa cuando cantas victoria antes de tiempo.
Solo acabar de decirlo, veo hundirse el flotador, pero al tensar se escapa la aguja... si hubiera estado callado.
De todas formas, la jornada fue inmejorable.
Y para finalizar la tarde, una parada en la hamburguesería de Baion para reponer fuerzas y comentar las jugadas más interesantes.



lunes, 8 de julio de 2013

Un poco de historia. ¿Agujas?... ¡No, son Papardas! I


Después de unos dias previos dedicados al I+D, para la captura de unos hermosos sargos detectados en el puerto, fuimos el domingo por la mañana en pillar alguno que diera la talla.

Tras un buen rato de juguetear con los alebines de sargo, decidimos pasar a buscar otras capturas más interesantes; los sargos pasaban de nosotros.
Habíamos visto movimientos sospechosos que nos hacía pensar que había lubinas por la zona; de cuando en cuando aparecían bancos de pacecillos que salían "echando leches" de un lado a otro. ¡Había depredadores por la zona!

Probamos con camarón vivo, con rapalas de varios tipos y colores.
Probe con un jiggin plateado, intentando sacar del fondo a las lubinas, y en uno de esos intentos nos dimos cuenta de que uno de esos bancos de peces se acercaba y arremolinaba alrededor del señuelo.
Esos peces eran agujas... ¡Si señor, un estupendo banco de agujas¡

Las supuestas agujas se arremolinaban y atacaban el señuelo, pero no acababan de picar. Amadeo y yo empezamos a experimentar con rapalas más pequeñas y la cosa empezó a dar sus frutos; cayeron las primeras presas, incluso alguna robada.

Pero la cosa mejoro mucho cuando probamos con una cucharilla plateada; una vez cogido el ritmo de recogida, era lanzar y picada. Alguna se escapaba una vez habían picado, pero la mayoría ivan para el cesto.

Tuvimos la suerte de que los bichos, no se por que razón, no se alejaban de un radio de unos 100m.; ivan de un lado al otro del puerto, unas veces más abajo y otras más en superficie, pero sin alejarse.
Supongo que se sentian acorraladas por las lubinas que andaban por la zona.

Andábamos como locos de un lado para otro persiguiendo a las supuestas agujas.
Tras el alboroto inicial, me empece a fijar que el pico de los peces era mucho más fino que el de las agujas, pero no le dí importancia; pense que eran así por ser pequeñas y no tenía tiempo de plantarme estas cosas. Después de tantas jornadas de pesca con poca chicha, ¡por fin se nos daba de "lujo"!

Más tarde descubriríamos, que las supuestas agujas, no eran tales, si no que se trataba de una especie desconocida para mí. Se trata de Paparadas (Scomberesox saurus), muy similares a las agujas pero de menor tamaño,(no superan los 50 cm.) de hecho nuestras capturas fueron de entre 28 cm y los 40cm.

--------------------------------

 Cuando pillábamos alguna pequeña, menos de 25 cm, la soltábamos, excepto con un par de ellas que decidimos probar como cevo vivo, para intentar capturar a las dichosas lubinas.
Parecía que la cosa iba a dar resultado, porque solo caer la paparada al agua, aparecieron las lubinas, acosaron al cebo, pero no atacabán, no se si porque veían a la paparada muy grande o notaban algo extraño. Solo vimos un amago de ataque que no dio fruto.

Desistimos de seguir con este método, pues no conseguimos resultados, y las paparadas aguantaban poco tiempo vivas y además, enseguida se ivan al fondo. Más tarde averiguaría que esta especie carece de vejiga natatoria y si dejan de nadar se hunden.

La jornada tubo que detenerse por compromisos familiares, con unas 24 capturas.
Eso si, regresamos a casa más contentos, que si nos hubiera tocado la quiniela.
Pero esto no acabaría aquí...

jueves, 23 de mayo de 2013

Caballas y agujas tempraneras....¡Fiesta carallo!

Hace unos doce días, mas o menos, paseando por el puerto con Eva iba echando un vistazo al mar, a ver que clase de bichitos se movían. Nada especial, hacía un día cálido el mar estaba muy tranquilo dentro del puerto, con un agua muy limpia. Solo se veían unos múgeles nadando muy despacio y a poca profundidad, como si estuviesen tomando el sol.
Seguimos andado por el espigón del puerto; había varios con la caña probando suerte, y claro tuve que ir a cotillear. En ese instante, a un paisano le pico una aguja de buen tamaño y me comento que era ya la tercera y que estaba picando agujas y caballas que daba gloría verlas.
No voy a alargarme en contar lo que sucedió, pero a la hora siguiente Javi y yo estábamos "mojando corcho".
Lo pasamos en grande, hacía mese que no sacábamos agujas y caballas.
Y aquí la muestra, a punto de ser procesadas.
El espigón del puerto, parecia la feria del pueblo; todo el mundo se lo estaba pasando en  grande.
Tengo que agradecer los consejos del libro de Ramontxu, que por cierto lo he recibido recientemente, que me ayudaron a perfeccionar la tecnica de la pesca a corcho.
Una de las cosas que incorpore nuevas, es usar un bajo linea de sedal de fluorcrbono, y dio un resultado  barbaro. Estábamos, Javí y yo, pescando juntos, con el mismo montage y el mismo cevo, pero yo con mi nuevo sedal "invisible", y a mí me hundían el corcho cada dos por tres, y a el muy de cuando en cuando, tanto es así, que al cavo de un rato cambio el bajo linea, y zasss... la cosa cambio radicalmente.
Desde la última gran campaña de la paparda, que ya contare en otro artículo, pues voy un poco atrasado, no lo habíamos disfrutado tanto.

domingo, 12 de mayo de 2013

La primera aguja de Amadeo

Después de varios meses de inactividad en el blog, aquí estamos de nuevo.
Devido a cambios en el trabajo he sufrido una sobredosis informática, tenía una especie de alergia al ordenador de casa. Superada la crisis informática, me parece justo celebrar, casi nueve meses, la primera aguja de Amadeo.

Por unas y otras razones, Amadeo se había perdido las pescatas de agujas. Pero el pasado agosto se iva a romper la maldición.
Nos topamos con un día estupendo, soleado y con la marea subiendo; que aunque fuimos temprano nos topamos con grán competencia. Los sábados de agosto, con buen tiempo es lo que tienen.


Las mejores posiciones ya estaban pilladas, así que nos tuvimos que conformar con una esquinita, que en otras ocasiones nos había dado muchas alegrias, pero ese día no. Mientras otros se pusieron las botas en capturas, nosotros nos tuvimos que conformar con un par de picadas y, eso si, la captura de Amadeo.
¡¡En hora buena chaval!!

domingo, 23 de septiembre de 2012

Vacaciones sin pesca

Después más de un mes de inactividad tanto de blog como de pesca, aquí estamos de nuevo.
Estas vacaciones he cruzado "el charco" hasta México. Tenía algún plan que otro para pescar por aquellas tierras, pero no pudo ser.
De todas formas los colegas han aprovechado a pesca en mi ausencia, y no me importa, mientras no piensen que yo soy el gafe, jejeje.
Eso si, antes del viaje, hice un par de salidas, que aunque no muy productivas en lo que se refiere a capturas, si lo pasamos muy bien.
Aquí os dejo un video de una de ellas en O Carballino, en un coto sin muerte.
video
Capturas, lo que se dice capturas no hubo muchas, el sitio es muy bonito.

domingo, 5 de agosto de 2012

Las primeras agujas del verano

Hace ya ocho días, encontramos un hueco para hacer una intentona con las agujas. Ya se que a muchos pescadores las agujas, no les entusiasma mucho, pero a mí, aparte de que me gustan, gastronomicamente hablando, me encanta la lucha que dan, cuando pillas una granadecita, de más de 50 cm.
Esta vez llevábamos sardina y algún camarón que pillamos en las charcas. Pero la cosa no estaba de quiero. 
Estábamos 6 o 7 pescadores en la roca,  todos con la misma suerte, eso sí, como no picaban, pues acabamos haciendo migas.
Y cundo pensábamos que nos ívamos a ir de vacio, Javí engancho una buena cuando recogía para tirar en otro lado. La pillo por los pelos; en el momento de cogerla con la mano, se soltó el sedal del anzuelo, y con una fuerte sacudida, logro escurrirse de la mano de Javi, iendo a parar a una grieta de la roca. Con suerte, y la ayuda de un trapo logro sacarla por la cola. Pero la aguja no se iba a dar por derrotada aun. Otra sacudida y le pillo las gafas de sol por el cordón y... gafas para la grieta.
Después de meter a la aguja en el cubo, para que no nos hiciera ninguna faena más. Javi, con la ayuda de la caña y una rapala lograba recuperar sus gafas.
El ejemplar que  midió 80 cm. y peso 600gr. aun nos iba a dar otra sorpresa.
Aguja 2012
Mientras estaba haciendo la foto, del vientre de la aguja,  empezaron a salir unos pequeños huevos color verde esmeralda. La aguja era una hembra, que quizás tras su último suspiro, soltó sus huevos, intentando que su prole lograra sobrevivir.

Pero tras superar una especie de tristeza, a Javi se le ocurrió que podría aprovechar la hueva para hacer una especie de caviar.
Y así lo hizo; le extrajo en casa, toda la hueva, la puso en una especie de salazón, a base de agua y sal y se preparo dos tostadas que me dijo que estaban espectaculares.
A mí no me dejo la prueba, pero la pinta de la hueva era  muy buena y me fío del criterio de Javi.
Así que la próxima que pille, antes de destriparla, me fijare si la aguja viene o no con sorpresa.

viernes, 13 de julio de 2012

Pesca dominguera... y un visón

Como últimamente ando pillado de tiempo, y el clima tampoco ha acompañado mucho; pues se sale a pescar, cuando se puede. Y en este caso fue el Domingo por la tarde. Claro esta que esta genial idea se le ocurrió a más de uno, y de dos. Por encima solo llevábamos bicho, como cebo, cuando nuestra intención era ver si habían llegado las agujas veraniegas.
Así que fuimos a uno de nuestros caladeros favoritos para este menester, pero esta idea también se le ocurrió al resto de la peña. Al final estábamos en el mismo pedrusco, tropecientos pescadores en busca de la fortuna. Me imagino que la roca vista desde el cielo debía parecer un erizo.
La competencia fue dura y tensa, y el ambiente en vez de tranquilo y relajado se volvió estresante.
Pero pese a las circunstancias adversas, cundo encontré un hueco para lanzar, pille una maragota decentilla, y un par de bellos de poca talla que regresaron al mar.
Ya se me olvidaba lo más agradable de la jornada. Como llevábamos poco cebo, nos pusimos a buscar en las pocas charcas que había cerca, pues la marea estaba alta, camarones y pequeños cangrejos.
Cundo, de repente, aparecieron, de tras de una piedra dos pequeños ojillos negros que nos vigilaban.
Javí, enseguida lo identificó; era un visón, que enseguida paso corriendo por nuestro lado.
Se ve que el tipo, andaba a lo mismo que nosotros, a los cangrejillos. Lo que siento es que no me diera tiempo a capturarlo con la cámara.